Chinches en el Espejo

julio 2, 2008

Mateo

Filed under: Micro-,Propio — chinchesenelespejo @ 3:11 pm

Se tambaleó metro adentro justo en el momento en que pitaba la sirena de cierre. No sabía muy bien cómo había ido a parar hasta allí, pero le resultó acogedor el vaho de sudores que empañaba las ventanas. Entre las miradas recelosas creyó ver un destello conocido; escarbó más allá de los rostros ojerosos y se enfrentó, años después de muerta, con la sonrisa de su madre. Avanzó frenéticamente entre la gente, que se apartaba gustosa y volvía la cabeza tratando de engañar al hedor a alcohol.

Pero no era su madre. Era su sonrisa, pero no era su madre. Era su aroma -cuanto más se acercaba más lo aturdía-, pero no era su madre. Era una impostora ladrona de dientes. Y ella, aunque estaba charlando alegremente por el móvil, alzó la cabeza al sentirse herida por aquellos ojos, rojos de llanto, llorosos de vodka, y el estupor dibujó en sus labios el nombre que la navaja le impidió pronunciar.

Para cuando se tambaleó fuera del metro en la siguiente estación, su hermana María ya había muerto. Los demás usuarios sólo se dieron cuenta de ello cuando su cuerpo sorprendido se desplomó sobre el maletín de un ejecutivo. Todos se preguntaron cómo podía haber ocurrido delante de sus narices.

Anuncios

Mendiga voz

Filed under: Poesía — chinchesenelespejo @ 12:07 am

MENDIGA VOZ

Y aún me atrevo a amar

el sonido de la luz en una hora muerta

el color del tiempo en un muro abandonado.

 

En mi mirada lo he perdido todo.

Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay.

 

Alejandra Pizarnik

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.