Chinches en el Espejo

octubre 19, 2008

Bestial

Filed under: Poesía — chinchesenelespejo @ 12:04 am

Torturador y espejo

Mirate
así
qué cangrejo monstruoso atenazó tu infancia
qué paliza paterna te generó cobarde
qué tristes sumisiones te hicieron despiadado

no escapes a tus ojos
mirate
así

dónde están las walkirias que no pudiste
la primera marmita de tus sañas

te metiste en crueldades de once varas
y ahora el odio te sigue como un buitre

no escapes a tus ojos
mirate
así

aunque nadie te mate
sos cadáver

aunque nadie te pudra
estás podrido

dios te ampare
o mejor
dios te reviente.

 

Mario Benedetti

 

Anuncios

octubre 18, 2008

Papel mojado

Filed under: Poesía — chinchesenelespejo @ 11:57 pm

Con ríos
con sangre
con lluvia
o rocío
con semen
con vino
con nieve
con llanto
los poemas
suelen
ser
papel mojado

 

Mario Benedetti

octubre 16, 2008

La huella (1ª parte)

Filed under: Propio,Relatos — chinchesenelespejo @ 3:48 pm

Para mí, mi abuelo estaba hecho de la materia inconsistente y voluble de los recuerdos. Su anatomía estaba conformada por partes que se buscaban, inconexas, en el silencio espeso en el que reverberan las historias: era imposible encajar el agreste pelo entrecano con la tersura afilada de sus dedos; el tamaño de su pecho era imposible de emparejar con aquella voz de lija imantada; la risa queda, imposible de equilibrar con el trueno de sus zancadas campo traviesa.

 

 

 

octubre 14, 2008

Unos porqués

Filed under: Poesía — chinchesenelespejo @ 11:56 pm

La casa del olvido

El hecho de escribir no es que me salve
de hacerle frente al mal, y de asumirlo
como entrada a la casa del olvido,
la casa de la cual nada se sabe.

 El hecho de escribir, es que me vale
para poner al sol, mientras escribo,
la sombra en la que voy, como vencido,
envuelto en un temor que nadie sabe.

El hecho de escribir: sacar las dudas,
ahuyentar esta sombra que me envuelve,
dejar en el papel el miedo escrito.

Sé que el hecho de hacerlo no me cura,
pero alivia esta lucha que mantiene
mi vida con la casa del olvido.

 

Manuel López Azorín

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.