Chinches en el Espejo

diciembre 11, 2008

Vicisitudes de una sardina (dentro y fuera de su lata)

Filed under: Propio — chinchesenelespejo @ 3:59 pm

La sardina número 51 escucha, con sus orejas escamosas, el terrorífico crujido de la lata abriéndose poco a poco. Con infinito cuidado, se introduce en el vehículo a través de la cortante abertura y se para a reflexionar sobre la vital necesidad –y el peligro– de adoptar la ingeniosa idea de los compatriotas “japos”, que contratan personal empujador (pusher staff) para ayudar a los usuarios a comprimirse en el interior de los transportadores públicos. Casi se ha pillado la colita.

El aparato transportador se pone en marcha entre quejidos y crujidos, se para dos metros más adelante y avanza otros tantos dando saltos olímpicos. “¡Menuda lata!”, piensa;  y se ríe en voz alta de su propia ocurrencia. Las sardinas número 50, 49, 48 y 46, y hasta la adormilada sardinita 47, que ocupa un espacio privilegiado colgada de la espalda de la número 46 (su madre), le miran con el ceño fruncido: no estamos como para derrochar oxígeno.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.